El Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), trabaja de la mano con distintas instituciones nacionales para dar cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 148 del Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, Creatividad e Innovación, denominado Código Ingenios, que habla sobre la “Prelación en la adquisición de software por parte del sector público” e indica que las entidades contratantes deberán dar prioridad a quienes generen “software de código abierto que incluya servicios de desarrollo de código fuente, parametrización o implementación con un importante componente de valor agregado ecuatoriano”.

En este sentido el Sercop ha incorporado, desde septiembre del 2016, 25 fichas técnicas con las que se ofertan al menos 15 bienes y servicios de  sistemas de informática, migración de base de datos, seguridad perimetral, telefonía IP, libre Cat (para diseño asistido), correo electrónico y diseño 3D que pueden ser adquiridos mediante catálogo electrónico de la compra pública.

Se cumple así con los primeros pasos dentro del proceso que, desde el gobierno Nacional, se ha emprendido para que las instituciones públicas rompan la dependencia tecnológica que se ha mantenido con transnacionales informáticas, migrando a plataformas de software libre.

De acuerdo con Santiago Cevallos, director del instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI), en este cambio se debe comprender “como autores de un producto a las personas naturales que los generan y no a las empresas”. De igual forma indicó que se debe comprender al software libre como una herramienta de ahorro estatal, desarrollo interno y generación de mercados.

“Le damos la mano a la industria nacional, y eso es abrir el mercado público”, fue lo que indicó el asesor institucional del Sercop, Estuardo Ruiz, quien dio a conocer que para calcular el Valor Agregado Ecuatoriano (VAE) de los bienes y servicios de software que se ofertan en el catálogo electrónico compras públicas, se tomará en cuenta el número de personas de nacionalidad ecuatorianas que trabajaron en el desarrollo del producto.

Ruiz explicó, también, que para fines de contratación pública,  el software está dentro de la categoría de consultorías; los paquetes y licencias están dentro de los bienes, mientras que los demás productos se ubicarán como servicios. Ratificó que, de acuerdo con el Código Ingenios, las entidades contratantes deberán dar preferencia a los proveedores nacionales catalogados. Si el requerimiento no se encuentra dentro del catálogo, se buscará dentro del territorio nacional a quien ofrezca las soluciones requeridas y en caso de que las soluciones no se hallen en el país,  la entidad contratante deberá justificar ante la autoridad competente de Gobierno Electrónico su posible compra fuera del país.

Según Daniel Mendieta, presidente de la Cámara Ecuatoriana de Tecnologías y Conocimientos Libres, el objetivo es lograr que las personas accedan a un nuevo modelo abierto en el que se de paso a la libre competencia en este campo. “Entendemos el conocimiento como un activo y queremos generarlos para el Estado”, dijo.

(CCH)